miércoles, 3 de marzo de 2010

Cuatro letras.



El amor es un ave muerta sobre la acera y el viento levanta en un remolino -o murmullo- sus letras como plumas, son cuatro y sólo eso.

Con grandes aspiraciones.

Sólo quiero ser un viejo decrépito, rabo verde y borracho, como Buk.