viernes, 16 de abril de 2010

Arena en el mar.



Somos la arena en la orilla del mar, un faro insertado en la cosmogonía náutica como el ojo de un cíclope en la penumbra o el vestigio de tierras vistas desde el mástil. La salinidad de sedimentos humanos en las placas terrestres y nuestros minerales y recuerdos arrastrados por un río.
Somos arena en la orilla del mar, ella es el epitafio que subraya el inicio de nuestras tumbas. A veces somos el mar.

Con grandes aspiraciones.

Sólo quiero ser un viejo decrépito, rabo verde y borracho, como Buk.