sábado, 9 de mayo de 2009

Un viejo decrépito, rabo verde y borracho

Cuenta Bukowsky, en su poema Cómo ser un gran escritor, su método para hacerse de una respetable obra literaria, el cuál básicamente consiste en inundar el hígado con considerables cantidades de alcohol y una cierta compulsiva determinación al escribir, haciendo hincapié en que aquél que no crea estar a punto de enloquecer -sin mujeres, sin comida, sin esperanza- no está listo para serlo.

Debo decir que sin ser experto en la producción literaria de tan prolífico escritor, el leer ese poema le ha dado sentido a mi vida, la verdad hasta antes de leerlo yo solo quería embriagarme y llegar a ser, cuando más, un viejo decrépito, rabo verde y borracho, el día de hoy pretendo llegar a ser un viejo decrépito, rabo verde y borracho como Charles, lo de escribir, si acaso, vendrá por añadidura.

No se diga entonces que la poesía, de Charles, no le ha dado sentido a mi vida.

Desde ya, un abrazo.


Con grandes aspiraciones.

Sólo quiero ser un viejo decrépito, rabo verde y borracho, como Buk.