jueves, 12 de noviembre de 2009

Una mañana fría



El viento helado, un recuerdo que serpentea en mi memoria, un cielo tan azul y camino a tomar mi camión, me veo recorriendo las calles, la basura se arremolina y la calidez del sol entibia, apenas, mis mejillas, guardo las manos en los bolsillos de mi chamarra pienso que me gustaría, en este momento, beber un cafe negro como la noche y fumar. Me gusta noviembre como la antesala que es de las fiestas decembrinas, me gusta la nostalgia de estas fechas en nuestros corazones.

Ella odia el frío.

Con grandes aspiraciones.

Sólo quiero ser un viejo decrépito, rabo verde y borracho, como Buk.