viernes, 17 de septiembre de 2010

Estragos después del festejo.

Esta sensación de letargo, de amodorramiento, impavismo, de acuosa presencia como frangancia en el aire, de ideas insípidas aninadas, allí en el fondo de un cerebro que apendejado se explora asimismo y su ambiente con retardada curiosidad, como en cámara lenta, un par de ideas sin terminar de esbozarse, una mirada que divaga, aquí, allá, sin acertar en el blanco...

No hay comentarios:

Con grandes aspiraciones.

Sólo quiero ser un viejo decrépito, rabo verde y borracho, como Buk.