martes, 15 de septiembre de 2009

Los refuerzos.

En orden de aparición.

Noé, mi cuñado por obligación y Esteban -acá narizmendi para los cuates-, prominentes bebedores. El círculo comienza a cerrarse. Sirvan las otras.

Con grandes aspiraciones.

Sólo quiero ser un viejo decrépito, rabo verde y borracho, como Buk.