martes, 15 de septiembre de 2009

Majestuosa interpretación!

La gloria y "todos me miran", en la majestuosa voz de mi cuñada Belem y mi esposa, pasó a formar parte del imaginario colectivo de las fiestas familiares, espero que la citada interpretación nunca más se repita.

Esteban sigue buscando la canción que interpretará, previo regaño de su esposa de turno -acá broma local-. Seguimos en pie. No obstante los tragos inumerables a cuestas. Desde ya, un abrazo.

Con grandes aspiraciones.

Sólo quiero ser un viejo decrépito, rabo verde y borracho, como Buk.