jueves, 22 de julio de 2010

Escribe, sólo escribe.

I

Sobre la acera. El frío de la noche se concentraba bajo tu blusa, una voz que maduró entre tus labios quebró el silencio ¿Era tuya? Una mueca fingió tu sonrisa, yo imaginaba tus pantaletas y caían las estrellas.

II

Toqué la superficie de tu piel, transpirabas, deposité savia entre tus piernas, ahora déjame descansar sobre la cama.

IX

El vodka resbala sinuosamente en mi garganta, no hay palabras, tampoco cigarros, solo vodka en un vaso de cristal despostillado, también una fotografía tuya que mantiene tibio tu recuerdo, una luna vouyerista se asoma por la ventana.

X

La última y nos vamos, sí, yo y tu retrato, tus labios saben a alcohol ¿es mi aliento rebotando contra tu fotografía? No lo sé. Un par de gatos maúllan en la calle, víctima y victimario de un pecado sexual. Mi mano izquierda se arrincona bajo la sábana ¿por qué la izquierda? me quedo dormido.

Con grandes aspiraciones.

Sólo quiero ser un viejo decrépito, rabo verde y borracho, como Buk.