lunes, 23 de agosto de 2010

Verdades como puños III


De la autoría de mi muy amada hija, verdades absolutas como esa, muy pocas.

Con grandes aspiraciones.

Sólo quiero ser un viejo decrépito, rabo verde y borracho, como Buk.