domingo, 6 de diciembre de 2009

Por un par de segundos...





(...) me quedo ahí con ese sentimiento, con esa idea en mi cabeza y me da miedo regresar a casa  y eso se siente bien mierda y lloro un rato y me pregunto porqué y no me llega la respuesta y eso me hace sentir tan vacío , tan solo, tan culpable sin dar con el porqué... no sé porqué tiene esa capacidad para hacerme sentir así de mal y busco la reconciliación como pidiendo perdón por no haber hecho nada malo y unas horas después termino igual y lloro de nuevo, puta madre! y me pregunto si aguantaré lo suficiente como para que te des cuenta del daño que me haces, me pregunto si, sinceramente, tendré la capacidad de olvidar todo el dolor y esta es otra de las tantas preguntas que al hacérmela también me causan dolor ¿será porque sé que la respuesta está allí y la he visto? 

Y tiemblo de dolor, de impotencia, de rabia y por segundos que son como una eternidad te odio tanto! tanto! y me dan esas ganas tontas de azotar puertas y tirar cosas y lleno mi corazón de todo ese coraje, de ese dolor profundo y lo consumo, pero por momentos me supera, me estremece, me avasalla, se alimenta de mí y es que soy como esos niños sensibles que al ser regañados se les estruja su corazón pequeño y lloran profusamente, incontenibles ríos de lágrimas mojan mis mejillas y por breves momentos tiembla mi cuerpo y sollozo, luego respiro profundamente fumo un cigarro y me digo "aguanta, aguanta, no pasa nada" ahogando un par de gritos  y mi llanto, me calmo y una mueca que parece un sonrisa pretende iluminar mi cara "mierda, cómo duele, pero ya  pasó" y lleno mis pulmones tanto como puedo, respiro hondo y exhalo y eso duele y sé que ya estoy de nuevo aquí, en casa, con el estómago vacío, con ganas de vomitar, pero he superado la rabia, el dolor y ya solo quedan un par de lágrimas, ojos rojos y unos párpados hinchados. 


El dolor se ha ido, quizás, tal vez sólo se ha ocultado, no lo sé, pero sigo aquí aunque sé que no será por mucho tiempo más... ahora me pregunto, que más quiere de mí, si ya lo tiene todo ¿acaso mi dolor? ¿y que me quedará sin eso? Nada ¿y que seré? Nada.


Desde ya, un abrazo. 

Con grandes aspiraciones.

Sólo quiero ser un viejo decrépito, rabo verde y borracho, como Buk.